.

.

11 de febrero de 2009

ENTRE ITUZAINGÓ Y "ATRÁS DE ITUZAINGÓ"

Claudio Paz es un clásico dentro del clásico. El arquero que el viernes defenderá el arco visitante se dio el gusto de ascender con Ituzaingó en lo que fue su último logró deportivo en 2006 de la mano del Tato Medina, y también el último logro del León.
Es algo así como la la calle Hortiguera, en una vereda es Ituzaingó, en la otra ya es Padua. Y el uno ya cruzó un par de veces de una vereda a la otra. Hoy está en la de enfrente pero no descarta volver a cruzarse en algún momento.
Le costó entrar en el corazón del hincha Verde pero a fuerza de buenos rendimientos lo fue logrando. Se consagró el día del 0-0 en Libertad donde en varias oportunidades salió haciendo jueguitos del arco ante las puteadas de todo el estadio funebrero. En la semana previa, el mismo Paz salió a decir que lo habían llamado a su casa “gente” de Midland para ofrecerle plata para ir para atrás y que por eso salió a jugar el partido con más fuerza de la que ya en sí tiene cualquier duelo barrial. “El que no salta es traidor” coreaban en Libertad. “Ole, Ole Ole Ole, Claudiooooo, bajaba de la visitante.”
Ese sería el último clásico con gente de ambos bandos en Libertad. El tramo final de ese torneo de la D convirtió al 1 Verde un unos de los baluartes de aquel ascenso junto a Sanfilippo y los pibes del Club. Con la definición por penales terminada la idea del 1 era continuar en la C y reiteraba una y otra vez que una parte de su corazón era Verde.
La dirigencia de aquel entonces, sin embargo, no siguió el coqueteo y decidió desmantelar aquel plantel limpiando a Sanfilippo, Grabre, Paz y una larga lista. Volvió a Midland y su recepción fue bastante fría en las tribunas. Acompañó a sus ex compañeros en muchas de las canchas que el Verde jugó y hasta estuvo el día del descenso en Argentino de Quilmes. Aún mantiene su bronca con la dirigencia de ese entonces “tiraron nuestro ascenso a la basura”. Con la vuelta del Verde a la D los duelos se repetirían, aunque a Paz lo siguieron varios ex Ituzaingó, como el Negro Sanfilippo, Carlos Sayago, El Mudo Sosa y un autentico seguidor del León: Martín Cerezo. Quien encabezaba todo no era otro que el Tato Medina, que se encargaba de calentar los partidos para ganarse a la gente de “atrás de Ituzaingó.” Así prometió con una frase bilardiana “pisarle la cabeza al León” y quedarse con un clásico. La aparición del Piojo Páez sobre el final hizo que el DT cambiara su discurso por un “nos pesó la historia”. Y eso que a los 51’ se le anuló el 3-2 a Leo Grabre. Los partidos ya eran sin publico visitante lo que le quitó algo de picante (por no decir mucho) a los choques.
Luego vino el partido en cancha de Ituzaingó. Nuestro protagonista fue bastante bien recibido al comienzo aunque luego del 0-2 le llovieron algunas pequeñas piedras desde la cabecera. La historia se dio vuelta y la gente se olvido de todos y de todo. A la semana Midland festejó por primera en más de 30 años aunque no le sirvió para salir de la D, quedando cebollita de Berazategui en el último minuto.
El Tato y todos los demás jugadores que habían pasado por el León dejaron Midland, sólo quedó Paz.
Este torneo se volvieron a ver las caras y Midland festejó sobre el final un milagroso 2-2, finalizado el encuentro hubo una serie de tumultos. Paz nos cuenta que un dirigente de Ituzaingó se retiró de la cancha cantando como un hincha cuando debería comportarse como un dirigente. A pesar de estar molesto por ese episodio dice que sin dudas volvería al Verde.
Dice que se quedó con las ganas de jugar en la C y que ahora es el Verde el que tiene la obligación de quedarse con el duelo barrial. Dice que le dolería que el verdadero hincha del Verde no recordara su paso por el Club ya que el se llevó los mejores recuerdos, y que hizo lo imposible por quedarse. Que dejó todo por la casaca Verde cuando estuvo. Lo chicaneamos con que el Animal Pérez lo tiene alquilado y bromea “como Falcao a Orión”. Le recordamos que si es necesario le vamos a pedir a el Animal que se mande un par de rezos antes de empezar el partido. La charla se vuelve una discusión entre hinchas. Del presente dice que llegan bien, que Godoy le parece bueno pero que le falta hablar. Destaca siempre su amistad con el Wity Ibáñez recordando el penal atajado en Libertad. Le recordamos que de todas maneras la pelota entró (La metió el Pipi García) y a esta altura la entrevista ya es un ida y vuelta de bromas.
Ante la posibilidad del retiro se adelanta “¿Ya me retiraste?” y dice que tres años más va jugar por lo menos. Deja la puerta abierta para volver y dice que con el Tato en el banco, volvería sin dudarlo.
Un Claudio Paz autentico y frontal. Sin casette como le dicen los periodistas. Sin dudas se llevará unas cuantas miradas, saludos y algunas puteadas o muchas, vaya uno a saber. Pero Claudio dice que le gustaría que el hincha del Verde no se olvide de su paso por el Club, y que los verdaderos responsables de la campaña del descenso en la C son los dirigentes de ese entones “a ellos tendían que putear”. Ya no hay tema para ponerse de acuerdo, empezamos a hablar de las tribunas y el barco se le hunde. Le recordamos que yendo primero ante Claypole fueron 400 personas porque llovía y nos dice que la gente pensaba que se suspendía. Prometemos regalarle antiparras o azúcar. Que se comen 4”, “ que el Carrefour no se que”, “apostamos tal cosa...”. Ya la charla se fue al carajo.
Igual, a esta altura las palabras sobran. En horas nomás la verdad se verá en la cancha. Y Claudio Paz será nuevamente protagonista de un nuevo Ituzaingó – Midland.
El Verde Ponga Huevo !!!!!

No hay comentarios.: